La nueva factura de la luz nace en octubre

Nueva era para las facturas de la luz. Más de 6 millones de hogares empiezan a pagar más o menos según la hora a la que consuman la electricidad. Otros 6 millones se ven afectados de manera indirecta. La medida llega con 18 meses de retraso y en medio de una enorme confusión.FacturaluzPagar la electricidad según la hora a la que se consuma.
Esta idea, en apariencia sencilla, se ha demostrado compleja de aplicar. Llega por fin a los hogares con 18 meses de retraso respecto a lo previsto por el Gobierno.
A quién afecta el cambio
A partir del 1 de octubre la luz se pagará más cara o más barata según la hora a la que se consuma (en función de los precios que tenga en el mercado mayorista).
Este cambio afecta directa e inmediatamente solo a quien cumpla 2 requisitos:
1. Tener contratada la tarifa regulada PVPC (antes conocida como TUR).
2. Tener instalado un contador inteligente que esté integrado en el sistema de telegestión.
Según estimaciones de OCU, estamos hablando de más de 6 millones de hogares.
Si tienes la tarifa PVPC pero no tienes contador inteligente, no pueden saber a qué hora consumes la luz, así que te aplicarán un perfil medio nacional.
De manera indirecta, este cambio afecta también a los clientes del mercado libre que tienen contador inteligente: las eléctricas ya están sacando ofertas pensadas para ellos.
Y a la larga este cambio nos afecta a todos, pues en 2018 toda España contará con un contador inteligente y operativo.
El lío de los contadorescontadoes de la luz 1En medio de la confusión, continúa la renovación de los contadores, que deberá estar completada en diciembre de 2018. De momento, y según estimaciones de OCU, solo 12 millones de hogares tienen uno. De estos, más de la mitad tienen contratada la tarifa PVPC.
Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la renovación se hace a un paso muy desigual según provincias. Mientras en Castellón o Cantabria ya tienen renovados más del 80% de los contadores, en lugares como Cuenca, Guipúzcoa o Valladolid no llegan al 20%.
Pincha aquí para saber si ya tienes instalado uno de los nuevos contadores.
A quién beneficia el cambio
La respuesta es tan clara como variable:
te beneficia si concentras tu consumo en las horas baratas.
te perjudica si concentras tu consumo en las horas caras.
Las 4 cosas que debes saber
1. Si estás en el mercado libre o en la tarifa regulada (PVPC): coge tu factura y busca el apartado DATOS DEL CONTATO. Si por ahí figuran las siglas PVPC, ya tienes respuesta. Si no figuran en ningún sitio, también la tienes: estás en el mercado libre.
2. Tu factura de la luz cambia a partir del 1 de octubre: pero solo si estás en la PVPC. Si estás en el mercado libre seguirás pagando el kWh al mismo precio que pone en tu contrato.
3. No te obsesiones con los precios: aunque es posible saber lo que costará mañana la luz, no tiene mucho sentido hacerlo a diario. Entre otras cosas, porque el término fijo (la potencia, lo que pagas aunque no enciendas la luz) es prácticamente la mitad de lo que pagas. Lo que sí debes saber son las franjas horarias que habitualmente salen más baratas: por las noches (especialmente de 1 a 6), en fines de semana (sobre todo los domingos y el sábado por la tarde) y las mañanas de los días laborables (a media mañana y entre las 14 y las 19 horas).
4. Cuidado con las ofertas del mercado libre: a menudo tienen trampa. Consulta nuestro Comparador de Tarifas para tener acceso a información clara e independiente.
OCU exige mucha mayor transparenciarecibo de la luzQueremos que:
Todos los consumidores (con y sin PVPC) sean informados sobre el contador inteligente: qué posibilidades ofrece, cuándo se lo van a instalar (si no lo han hecho ya), cuándo será integrado en el sistema de telegestión (si aún no lo está).
Todas las comercializadoras informen sobre cómo consultar las lecturas: el cliente debe saber cómo acceder a sus datos de consumo de manera online, rápida y sencilla.
Todas las distribuidoras deben usar un formato claro y uniforme: son ellas las que facilitan los datos y deben hacerlo con un contenido mínimo que sea fijado por la normativa y respetando un formato. Además del consumo detallado, es imprescindible que se refleje la potencia real demandada en el hogar (bajar la potencia es una de las mayores herramientas de ahorro para el consumidor).
Los datos de consumo no son públicos: ni pueden estar a disposición del resto de comercializadoras eléctricas, a menos que el consumidor lo autorice expresamente (para así recibir ofertas personalizadas de la competencia).
Fuente: ocu.org/