¿Qué son las Casas Pasivas?

Las casas pasivas son construcciones en la que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática pero que combinan esta con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional. Este tipo de construcciones se basan en principios ancestrales y además incorporan otra serie de avances arquitectónicos fundamentados en los estudios de profesionales de la edificación, combinando así tradición y modernidad.
casas pasivasEs una casa con un consumo energético muy bajo. Ofrece durante todo el año  (a diferencia de la construcción tradicional) una temperatura ambiente confortable sin la aplicación de la calefacción convencional. Se consideran casas pasivas a edificios que son prácticamente autónomos para sus necesidades de calefacción. Se limitan a la energía solar, los insumos metabólicos (personas, máquinas) y un buen aislamiento, lo que relega el papel de la calefacción a un recuerdo.casas pasivas2En este marco, la empresa 100x100madera ofrece viviendas realizadas bajo los estándares de eficiencia energética dispuestos por el Instituto Passivhaus, en Alemania. La materia prima que se utiliza es el Pino Rojo finlandés, procedente de bosques gestionados de forma responsable en el país nórdico, como acreditan los certificados FSC y PEFC. Esta madera se caracteriza por su lento crecimiento debido al clima y proporciona un producto mucho más resistente.

 “La madera es de por sí uno de los mejores aislantes que existen. Nosotros le añadimos un buen aislamiento como la celulosa natural, cerramientos con acristalamiento triple y fachadas y cubiertas ventiladas. Por eso las casas son calientes en invierno y frescas en verano”, señala la gerente de la empresa, Raquel Peláez.

 Este tipo de casas necesitan un consumo de energía mínimo, disminuyendo el gasto de combustibles fósiles y la contaminación. Además, los materiales que se emplean en la construcción de viviendas son totalmente naturales, proceden de bosques sostenibles y son biodegradables.

 Para que las necesidades energéticas de la vivienda sean las mínimas posibles, un factor clave es elegir los criterios arquitectónicos más convenientes a la hora de proyectar la casa. “Lo que proponemos, al final, es una vivienda que se parezca a un ser vivo, que transpire, que no consuma energía innecesariamente, que agradezca el sol, que sea fresca en verano y cálida en invierno. Tratamos de que el hogar sea una fuente de salud y de descanso, que favorezca nuestro equilibrio físico, psicológico y social”, sostiene Peláez.

 Para conocer más detalles de la propuesta, Noticias Positivas ha mantenido una entrevista con Peláez. A continución la compartimos con nuestros lectores:

 Noticias Positivas: ¿Cómo nace el proyecto 100×100 madera?

 Raquel Peláez: Por un lado, el nombre como tal surgió porque queríamos demostrar que es posible vivir en casas que fueran totalmente de madera, como hacen en la mayoría de los países nórdicos, Estados Unidos o el centro de Europa. Nos preguntamos ¿y por qué no en España? Además de ser totalmente de madera, queríamos que también pudieran ser ecológicas, ya que pensamos que no está reñido el sistema constructivo con la utilización de materiales naturales y reciclados, de hecho le da un valor añadido importante a nuestras construcciones.

 Por otro lado, creamos la empresa en Madrid a partir de la experiencia de su director técnico, Ander Echebarria, que llevaba entonces 16 años construyendo de esta manera. Al trasladarse a vivir a Madrid, pensamos que podría ser interesante crear algo como 100×100 madera.

 N+: ¿Cuál es el valor aproximado de una casa construida por 100x100madera?

 R.P.: El precio se corresponde al de la calidad de los materiales que empleamos y la de sus acabados: 20-30 centímetros de celulosa natural en muros, suelo y tejado; ventanas de madera laminada de 92 mm. con triple cristal; acabados exteriores en mortero a la cal y silicato puro, sobre plancha de corcho natural y pino rojo finlandés.

 Estas calidades en una casa de ladrillo dispararían el precio. Nuestras casas no son baratas porque hemos apostado por la máxima calidad, y por asegurar al cliente que va a vivir en un hogar eficiente y sano, y con todas las garantías que se puede ofrecer en una casa. A pesar de todo esto, no estamos fuera del rango de precio por metro cuadrado con respecto a la construcción tradicional, ya que una “llave en mano” de una vivienda media de 150 metros cuadrados está en torno a los 1.000€/m2.

 En estos 1.000€/m2, que son orientativos, se incluye, por ejemplo, el movimiento de tierra y acometidas a redes generales. Por último, decir que cuanto más grande sea la casa más barato es el precio por m2.

 N+: ¿Usáis alguna madera local además del Pino Rojo nórdico?

 R.P.: Sí, se utilizan maderas interiores sobre todo, de decoración y tarimas en el suelo que son de la zona, al igual que si piden pérgolas y cenadores, siempre los construimos con madera de la zona en la que estamos trabajando.

 N+: ¿Qué evaluación hacéis de la construcción de casas de madera en España?

 R.P.: Generalizar con las casas de madera es un poco atrevido, porque no son todas iguales como hemos visto. La realidad es que el incremento de la construcción en madera en España es notable pero tiene su lógica, ya que hay tres factores por los que la gente se está decidiendo a construir con nuestros sistemas, por lo menos lo que hemos constatado en 100×100 madera.

 El primero y más importante es el ahorro energético que van a tener y que directamente va unido también a que sean casas ecológicas. El segundo motivo es el hartazgo con la construcción tradicional, por cómo se ha construido en los últimos 40 años y el tercero, es porque damos un precio cerrado y una ejecución de entre los tres y seis  meses, que es la tercera parte de lo que se tarda en la construcción tradicional. Por tanto, la evolución de las casas de madera de calidad en España es muy positiva y esperanzadora.

 N+: ¿Tiene alguna desventaja este tipo de construcción?

 R.P.: Desventaja como tal no la tiene. La única desventaja que pudiera tener es el temor a lo desconocido, lógico por otra parte. Nosotros lo entendemos pero si a todas las bondades anteriormente mencionadas, le añadimos que la vida media de una de nuestras casas está en torno a los 150 años y que soportan mejor los movimientos sísmicos, ¿qué desventajas podemos encontrar? Ninguna.

Fuentes: noticiaspositivas.net  100x100madera.com